Displaying items by tag: rural life
Thursday, 04 January 2018 17:07

OPERACIÓN NAVIDAD

Hoy empiezo la Operación Navidad: me toca poner el árbol. Bueno, me toca…, me toca como todos los años y todos los años despotrico pero esto es como lo de los peces en el río que beben y beben y vuelven a beber, pues así…

Es 21 de diciembre, hace un día soleado y frio. Hay dos paisajes perfectamente delimitados, donde da el sol es limpio, luminoso, alegre, donde las montañas proyectan su sombra se vuelve fantasmagórico; por cosa de las asociaciones, me recuerda el pasaje de la casa lóbrega y oscura del Lazarillo de Tormes.

Si  tuviera cerca un centro comercial de esos enormes donde casi no tienes que pensar lo que vas a comprar porque ellos saben todas tus necesidades…  Como no es mi caso, tengo que echar mano de los recursos que tengo al alcance.

Voy camino de unos prados que hay por debajo del pueblo donde tengo localizados unos manzanos muy viejos repletos de muérdago. Este año repito “vestuario”. Hace unos años, mi hermano me hizo una estructura cónica con mallazo y desde entonces la forro como si fuera un abeto. He usado ramas de acebo pero por mucho cuidado que pongo siempre me pincho, también de tejo pero tiene unas hojas finas como agujas y cuando se van secando se caen. Así que el muérdago es la mejor opción y lo tengo más cerca.

Alguno pensaréis que ando un poco tarde para poner el árbol pero es que aquí la Navidad no empieza un mes antes; dura exactamente lo que tiene que durar, de Nochebuena a Reyes.

─¡Vamos Laro!.

Este año he estado más avispada y me he traído a Laro para que me ayude a subirlo. El año pasado cargué tal coloño a las espaldas que casi me descoyunto antes de llegar a casa.

─¡Hala! ¡Mira cuanto muérdago hay, mogollón!. Uy, a ver como subo yo a este árbol con lo ortopédica que estoy. De momento he subido, ya veremos como bajo. Me enredo entre los brazos arrugados del manzano y voy cortando muérdago dejándolo caer el suelo. Se poda muy fácil solo que algunas ramas me cuesta alcanzarlas y pienso que tan lista, tan lista tampoco porque con un hacha me hubiera ido mucho mejor.

Ya en el suelo hago acopio de las ramas y las distribuyo en dos montones. Las ato con una cuerda y se lo cargo a Laro. Tengo que pisar el cordel en corto porque su tendencia es a escaparse. No me ha quedado muy curioso, pero sí he sido precavida colocándole antes sobre  el lomo un saco. Que yo sepa, aún no anuncian Eau de Laro.

─Venga Laro, vámonos ya. Arre borriquito, arre burro arre, arre borriquito que llegamos tarde…

 

 

 

 

 

Published in Blog | Bitacora
Thursday, 07 July 2016 22:36

DOBRES Y CUCAYO A VISTA DE DRON

 

 

 

Published in Blog | Bitacora
Thursday, 26 November 2015 19:38

Hay que matar el gallo

Con este anuncio se presenta mi madre a desayunar esta mañana. Cuando de su boca sale algo que empieza por “hay que” nos empezamos a mirar todos porque esto encierra múltiples significados, que no por consabidos, dejan de producir un ligero estremecimiento. 

  


 

 

“Tiene que ser hoy, ahora, ¡ya!. Otro significado: Ya sabéis como va esto. Yo le mato, vosotras hacéis el resto”.

 

_ Ana, ¿vas tú?. (entre súplica y hecho).

_ ¡Pues no!. _Tú siempre te escaqueas.

_ La última vez, la oveja del lobo, ayudé yo a tío Elías a matarla.

_ ¡Ya! ¿y cuánto hace de eso?. _Además fue porque estabas sola.

_ ¡Mira!, hacemos una cosa. Una le pesca, le ata y ayuda a mamá y la otra le pela.

_ Vale, me pido cogerle. (Pensando solo en la parte de -le pesco y le ato-).

 

Sin demorar más, me armo de decisión y salgo en busca del gallo.

 

_ Mamá, ¿cual es?, ¿el blancu?

_ ¡Nooo mujer, el otru, el pintu, el que es pedrés!

 

Busco por los alrededores de casa y no tardo en ver que está en la tierra de abajo con todo su séquito gallináceo. 

 

_ Pipi, pipí. Píííípi.

 

Les acarreo hacia la cuadra chica. Allí, encerrado me va a resultar más fácil cogerle. Llevo puestos unos guantes. Toda precaución es poca. Cierro la puerta y comienza el baile. Es una algarabía de gallinas, plumas y cacareos.

 

Ahora palante, ahora patrás. Le voy reduciendo. Cojo un gabán viejo para darle caza. Por momentos veo un Eduardo Manostijeras en versión Freddy Gruber. Es todo pico y uñas afiladas.

 

Algunas gallinas revolotean ¡qué cosas! Y se empiezan a escapar por el cuarterón de la puerta que dejé abierto. ¡Pero que tonta!. No. Es el subconsciente. No. El consciente. El gallo se arremolina debajo del carretillu. ¡Ahora!. ¡Que va!. Vuelve a salir disparado. ¡Otra intentona!, ¡pero que torpe!. Ya está poseído, pero yo persisto en mi intento. De repente ¡oh! se escapa, también por el cuarterón. Quedo sola dentro.

 

Salgo corriendo persiguiéndole con desgana y se mete en la cuadra del toro. Le sigo, pero se sube al cumbrial (la viga más alta de todo el pajar)  y se queda allí agazapado en un hueco.

 

¡Vaya putada!. No puedo alcanzarle.

 

Voy a casa contarles el desenlace. Me encuentro de camino a Alberto. Le cuento a ver qué si ofrece ayuda. 

 

_ ¡Sí queréis, yo le pego un tiro!

 

_ ¡Arggg!. ¡Siempre tan resuelto!. ¡Como si encima tuviera buena puntería! 

 

¡Bueno, siempre queda la opción de que a mi madre se le olvide que hay que matar el gallo para nochebuena!.

 

Published in Blog | Bitacora

Dirección y telefono

Cucayo - (Dobres) - 39575 Vega de Liébana  (Cantabria) - Telf. 942 736 246 * Fax. 942 736 262 * This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.                                                                                   Privacidad |Términos y condiciones

 

Desarrollos La Posada de Cucayo. Todos los derechos reservados 2012